miércoles, 3 de septiembre de 2008

La polémica fantasía de Rescue Me

Tommy Gavin violó, hace tres años, a su mujer. En realidad, muchos de los espectadores ponen en duda que realmente se tratara de una violación pues ella, después de haber sido forzada, gozó junto con su marido. En su momento, esa escena desencadenó (cómo no) un alud de críticas a los creadores (uno de los cuales es el actor que interpreta a Tommy, Denis Leary). ¿Daban razón a la fantasía de los violadores de que ellas también lo pasaban bien durante el acto sexual no consentido? Desde entonces es difícil no encontrar miles de reseñas por internet que mencionen ese instante de Rescue me cada vez que se habla de ella.

Esta escena, pese a ser tan antigua, no la vi hasta hace poco. Sin menospreciar la brutalidad del personaje, cabe destacar que cualquiera que haya visto unos cuantos episodios de los bomberos de Nueva York sabrá que la relación entre el matrimonio Gavin (y de todos los personajes) es cualquier cosa menos pacífica o respetuosa. Más bien, toda emoción de los personajes suele acabar originando tragedias y un espiral de violencia. Obviamente, los órganos conservadores como el Parents Council y muchas mujeres indignadas no dejaron en paz a este culebrón que sobrevivió al golpe.

El problema residía, además, en que parecía retratarse la deplorable acción (con un final húmedo y feliz) casi con simpatía hacia el ejecutor. Entiendo que, por este motivo, alguien pudiera enfadarse. Pero, ¿acaso algunos de los críticos condenaron, al cabo de un tiempo, la violación que recibió el personaje por parte de su antigua amante, la viuda de su mejor amigo? En ese caso, ella drogó a Tommy Gavin, practicó el sexo con el cuerpo inerte con la finalidad de quedarse embarazada, y a continuación le roció con alcohol para que pensara que había recaído en su antigua adicción. En el siguiente episodio, Sheila volvía a ser contemplada con normalidad (dentro de la relativa locura que la caracteriza) y casi que el espectador sintió compasión por ella. ¿Dónde estaban las mujeres que acusaban a la serie de misógina? Por otra parte, esta misma mujer también recibió su ración de violencia al enzarzarse en una relación con una lesbiana que la trataba como si fuera un saco de boxeo. Y estos son sólo algunos ejemplos.

Casualmente, la semana pasada encontré alguna mujer ofendida por la página social del Facebook que a día de hoy todavía despotrica contra Rescue me por esa escena. ¿Acaso es peor esta forma de violencia que cualquier otra de la pandilla de Gavin? ¿esta no-violación que otra? Sin embargo, pese a que muchos achacaron que se simpatizaba con los violadores, deben tenerse en cuenta las opiniones de sexólogas y las estadísticas que indican que, para algunas, la violación es una fantasía sexual recurrente. Así lo afirmaba, por ejemplo, la especialista Pilar Cristóbal en 20 minutos que aclaró que sólo pasaba por la mente de las mujeres “siempre que el violador sea alguien que ella desea y las cosas transcurran según ella imagina”.

Probablemente Sigmund Freud hubiera disfrutado mucho viendo la escena emitida y comprobando como era la recreación del tánatos que él tanto reivindicó. No obstante, esta fantasía sólo era posible con la distancia que permite la televisión y, además, incluso es cuestionable si fue una violación a tenor del satisfactorio desenlace. Hay fantasías que uno puede intentar provocar y otras que jamás deben ocurrir. Esta valiente reproducción de Rescue me es de estas últimas. En carne y huesos, o no acabaría siendo violación, o sería un terrible mal trago sin pizca de gracia, un delito sin dilaciones. Pero la televisión para eso está, para retar el intelecto de aquellos que la miren y mostrar todos aquellos caminos que no tomaremos o no deberíamos.


Además, para ver una serie no necesariamente se deben aprobar todos los actos realizados por sus personajes. Ellos actúan de una forma y nosotros debemos juzgarlos como queramos, divergiendo de los demás si hace falta. ¿Por qué se le exige una rectitud y unos límites a la televisión que no se le pide al cine?

8 comentarios:

AG dijo...

¿Que tal está esta serie? Aparte de la escena esa que mencionas, siempre me ha llamado algo la atención, pero no lo suficiente como para ponerme con ella.

ALX dijo...

El problema es que mucha gente no se da cuenta que lo que ve en televisión es un programa de ficción. Parece algo muy obvio, pero ahí están cada dos por tres quejándose de alguna serie. Tampoco hay que olvidar que muchas de estas asociaciones están formadas por grupos religiosos con un pensamiento bastante de derechas.

Por cierto, para violaciones plasmadas en una pantalla, creo que la peor es la de Irreversible, con Monica Belluci, que horror de escena.

AG dijo...

Lo de Irreversible tuvo muchísimo eco en su día y era muy fuerte. La peli en sí no estaba tan mal, contada en plan Memento de atrás a adelante

Un telespectador más dijo...

Es que hay determinadas cosas que son dificiles de ver en televisión, como el caso del episiodio de Hospital Central que no va a ser emitodo por el acdidente aéreo, aunqeu en este aso lo comprendo más por estar tan reciente.

De todos modos, la ficción es eso, ficción, y hay que entenderla como tal.

Crítico en Serie dijo...

Es una lástima que no haya visto Irreversible. De hecho, si no la he visto es por lo dura que he oído que es y que la violación es muy pero que muy dura.

Rebeca Sánchez dijo...

A mi la "violación" y lo pongo entre comillas porque aquella escena era muy fuerte pero no podía llegar a considerarse violación hasta cierto punto, que más me impactó fue la de la película Brooklyn ultima salida donde Jennifer jason Leigh (que pedazo de actriz) interpretaba a un prostituta que literalmente entra en un bar y a grito pelado dice que follará con todos, se la llevan en volandas hasta un coche viejo y abandonado y allí uno a uno se la van tirando. Bestial.

lestat dijo...

No conocia para nada ésta serie, pero pinta muy bien. A ver si me bajo el piloto.

Anónimo dijo...

rescue me,solo es la mejor serie que existe,si hay gente que no la entiende,pues no le miren!!!!!