lunes, 17 de octubre de 2011

La nueva Friends

Si Friends fue la comedia que marcó a todas una generación, fue por su condición de amigable. Era divertida, que es un punto muy importante, pero sobre todo mostraba las anécdotas de un grupo de amigos con su vocabulario, unas inercias concretas entre ellos y en un mundo bastante ideal (donde uno podía permitirse un piso en Manhattan). Y fue generacional porque muchos se sintieron parte de ella (de una forma insustancial, eso sí) y se hacían cortes de mangas y querían tener patos como mascotas urbanas. Me gustaría ver, por ejemplo, qué hubiera ocurrido si la hubieran estrenado en el contexto actual y si los jóvenes hubieran sido capaces de conectar con una realidad tan conservadora y satisfactoria. ¿Hubieran pasado de largo y la hubieran dejado aparcada como si fuera fruto de otros tiempos, algo casi ofensivo?


La cuestión, en realidad, es que quiero hablar de Happy Endings, esa serie que la ABC estrenó en el midseason y que muchos ignoraron, otros despreciaron y aún así la cadena decidió renovarla para emitirla después de Modern Family, el mejor lead-in de la cadena. Y no salió ningún ejecutivo para argumentar su decisión, pero creo que los pocos que la siguieron lo entendieron: Happy Endings, aunque suene demasiado ambicioso y lo hayamos oído demasiadas veces, es lo más parecido a una nueva Friends que he visto hasta el momento. No es una cuestión de imitar el modelo (que justamente es lo que pierde a las presuntas sucesoras), sino justamente todo lo contrario. Sí, es un grupo de seis amigos y (sí) viven en una gran ciudad (esta vez Chicago, la tercera más poblada de EEUU), pero para todo lo demás Happy Endings vendría a ser lo que Friends hubiera sido si se hubiera estrenado una década más tarde (y de aquí el titular más usado en la historia de la promoción televisiva).


En primer lugar, no es una sitcom con sus momentos “y ahora viene la carcajada”. Tampoco tiene unos personajes tan automáticamente queribles. Es una serie mucho más de atmósfera, aunque no sé si este sería el término correcto. Es más bien de... rollo. La intención no es que nos partamos delante del televisor, sino crear un ambiente distendido y que te permita entrar en la química grupal (un poco como Cougar Town). Entonces, aunque no sea de reírse en cada momento, permite que los chistes graciosos lo sean aún más y que los fallidos sean casi entrañables (que de estos hay unos cuantos, pues tiene momentos bastante extremos). Un poco lo que vendría a ser una comedia joven actual: un poco excluyente, de “si no entras es que no es lo tuyo y es culpa tuya”, que permite un sentimiento de comunidad con los personajes aún más íntimo (sentirse masa no se lleva) y que se ríe mucho de lo que somos (y criticamos) porque tenemos que ser un poco meta con nosotros mismos para poder ir más allá (la crítica que hacen a los modernos es muy divertida). Friends se podía permitir basarse simplemente en el “nos estamos haciendo mayores y toca encontrar pareja”. Ahora es la era de las generaciones perdidas y el desencanto colectivo.


Esto lo transmiten, además, desde su propia premisa. Son seis amigos pero se alejan bastante del grupo feliz, blanco y heterosexual de Friends y encima intentan no caer en ningún estereotipo (aunque después se rían de ellos). En Happy Endings el grupo está formado por un gay (muy poco gay según los estereotipos pero gay al fin y al cabo), una pareja formada por una control-freak conservadora y un negro (muy poco negro según los estereotipos pero negro al fin y al cabo), una solterona muy consciente de que a los treinta ya no mola buscar pareja y unos ex-tortolitos con tensión sexual post-resuelta, después de que ella le dejara plantado en el altar (la vuelta de tuerca al Rachel y Ross). Y, aunque sean un tanto extremos y muchas veces odiables (y Elisha Cuthbert sea tan insípida al lado de Eliza Coupe y Casey Wilson), ellos saben transmitir lo suficiente esa conexión de “somos amigos” que te permite perdonarles los defectos y disfrutar aún más los memorables momentos. Y conseguir esto en una corta primera temporada es de campeonato, aunque me lloverán palos por parte de “los que no han entrado” y sólo me entenderán los que quieran apuntarse a clases de jazz-kwon-do con sus amigos.


P.D.Podcastero: Ahora en Yo Disparé a J.R. entraremos en un hiato de tres semanas, pero antes hemos dejado este programa a vuestra disposición. Este el es menú especial, donde destaca la colaboración de la divertidísima Irene Cívico del blog ByTheWay y que siempre revolotea el corral:


- 0': Presentación y Hart of Dixie con Irene (lo que lo hace imprescindible).

- 19': Downton Abbey y su arranque de temporada (con spoilers hasta el 2x04).

- 33': Gran Hotel. Primeras impresiones.

- 41': The Good Wife y un balance de los tres primeros episodios de la tercera temporada.


4 comentarios:

Bastian Schalk dijo...

In my opinion, la primera temporada fue muy irregular. Yo la vi cuando ya había acabado y le llovían buenas críticas, y tras verla del tirón (y en el orden correcto) me quedó una sensación ambigua. Me gustaba pero había algo que no terminaba de cuajar. La pareja protagonista era la que menos me convencía (sobre todo ella, que pensaba "si la quitan de la serie, casi ni se nota!"). Y los otros tenían grandes momentos pero otros un tanto "tontos".

Sin embargo ahora, en la segunda temporada, tengo la impresión que los guionistas ya saben qué funciona en cada personaje y lo saben explotar. La unión del "gay que parece hetero" y el "hetero que parece gay" es buenísima, y la actriz que hace de Penny sabe encontrar el punto perfecto para que su personaje no parezca pasado de rosca y ser sumamente gracioso. Incluso el personaje de Jane me parece ahora entrañable.

Y después me encanta todos esos guiños a las múltiples series de TV del momento. Creo que sólo Community tiene tantos guiños a otras ficciones, pero mientras en Community lo hace desde una perspectiva más friky, aquí se hace con la naturalidad del televidente medio.

Y sobre la comparación de Friends, sí y no. Sí, porque se basa en un patrón parecido, pero no porque es otra esencia completamente distinta. Además, los escenarios de Friends eran limitadísimos y muy artificiales, mientras que aquí cuidan bastante ese aspecto.

En resumidas cuentas, que yo también la recomiendo mucho. Y sólo espero que los mismos que hablaban bien de ella en la primera temporada no sean los primeros en repudiarla si se convirtiera en serie de masas (un poco como ha pasado con Glee, que siempre fue una serie WTF sin pies ni cabeza, pero como al principio era semi-minoritaria, "molaba un huevo").

Un telespectador más dijo...

A mi me está gustando bastante. No me parece nada del otro mundo, pero tiene puntazos en muchas ocasiones.

Respecto a si es o no la sucesora de Friends, me lo parece más Cougar Town, mucho menos "moderna" pero un grupo más identificable y en el que una vez entras es imposible salir. Ellos si que tienen bromas internas, juegos y demás para hacernos sentir parte del grupo.

Conste que soy muy pero Happy Endings, pero deberían de darle más fondo a los personajes porque realmente están vacíos. No saber qué esperar de ellos en una situación es algo que deben corregir para hacerse grandes.

Saludos!

Abril22 dijo...

A mí Hart of Dixie me parece muy divertida por lo pillada con pinzas que está. Y como sale Rachel Bilson y The OC me marcó y Summer es la bomba pues la veo por ella básicamente.

Downton Abbey está a un nivelazo brutal brutal y entiendo que vayan rápido porque tienen pocos capitulos... Gran Hotel a pesar de ser muy Downton al centrarse en el Misterio y es como otra cosa. El capitulo 3 ha sido el mejor emitido hasta la fecha. Ozores no encarna a la típica Doña. Si hubieran puesto a Concha Velasco de Doña hubiera salido la versión Femenina de Vicente Cortázar y Teresa no va por esa línea o yo no la veo en esa línea... Espero que la dosis de joputismo en el Hotel suba a la altura más o menos de Gran Reserva jejeje!

Sobre The Good Wife la vuelta me pareció grande. Está muy claro que Peter Florrick va a por Will esa Auditoría huele muy mal. Siempre me ha parecido que Peter y Will tenían algo del pasado y no es Alicia sino otras cosas como también sabemos que Will y el otro investigador tuvieron chanchullos que imagino saldrán a la Luz por la Auditoría.

Yo espero que Cary y Kalinda se líen Ya esa escena de ellos dos en el capitulo 2 Menuda tensión.

Sobre las escenas de sexo o yo soy rara o no tengo nada a objetar en el sentido de que me parezcan fuertes. En serio fue un escándalo lo de Peter y Alicia? Estos USA nunca dejarán de sorprenderme!!!

Crítico en Serie dijo...

Bastian, los guionistas por suerte aprendieron qué funcionaba bastante rápido, de aquí que no siguieran el orden correcto de los episodios y dejaran los más flojos para el verano (cuando aún se intenta encontrar la química entre los protagonistas y no queda muy claro cómo se supera la premisa inicial).

Por supuesto, hay que entender mi comparación con Friends: conceptualmente no son lo mismo... pero creo que es la evolución natural del género.

(Eso sí, tu comparación con Glee no la tolero. Muerte a Glee. Además, nunca fue minoritaria.)

Telespectador, Cougar Town tiene un rollo muy entrañable, pero va a un colectivo mayor que el de Friends y Happy Endings. Solamente por esto ya no la puedo considerar sucesora. Sólo por esto.

Abril22, me gustan las oyentes dedicadas que no se saltan nada ;) Hart of Dixie puede que esté mejor de lo que nos pensamos. Para empezar, creo que es la mejor serie no-sci-fi de The CW (o sea, va por detrás de Vampire Diaries y Supernatural). Ya es algo.

Ah, y la auditoría y Will huelen muy mal. Muy mal.