martes, 18 de septiembre de 2012

La comedia automática

Los pilotos de comedia no suelen tener tiempo suficiente para plantear un punto de partida, presentar los personajes y demostrar qué humor querrán explorar. Sobre todo cuando se trata de comedias single-camera que narrativamente son más complejas que las sitcoms tradicionales. Pero hay algunas excepciones (o eso creo) como es el caso de Ben and Kate, uno de los estrenos de FOX para esta temporada.

A su favor, tiene una premisa fácil de exponer. El saltimbanquis de Ben (Nat Faxon) se muda a casa de su hermana Kate (Dakota Johnson) con la excusa de ayudarla a criar a su hija y ella se encontrará con que tiene que cuidar de dos niños en lugar de uno. Se le suma los amigos correspondientes (Lucy Punch y Echo Kellum) y ya tenemos el pequeño universo en el que Ben and Kate tendrá que recrearse para levantar los ánimos del público cada semana.

En este aspecto, su responsable Dana Fox es hábil y no se complica su trabajo con explicaciones que bien pueden contarse más adelante o introducciones elaboradas que tampoco necesita una serie de estas características. No hace falta hablar del papel de los padres de Kate ante la situación de su hija, abordar dónde está el padre de la adorable niña o a qué se dedica Ben. Él es un caradura y ella una madre soltera entregada. Nada de profundizar de forma explícita porque como espectadores reconocemos los perfiles de ambos personajes y los conocemos lo suficiente para llenar los pequeños huecos nosotros mismos.

Esto permite que Ben and Kate sea una comedia desde el primer minuto y con todos los elementos en formación. Dana Fox sabe donde meter baza cómica y cómo no meterse en berenjenales dramáticos, Jake Kasdan lo dirige con los mismos criterios que aplicó a New Girl (por algo la serie se emitirá en FOX y precede en la programación a Zooey Deschanel) y todos los miembros del reparto entienden el papel que interpretan.

Dakota Johnson (la hija de Melanie Griffith y Don Johnson, por cierto) opta por no excederse en ningún tic que podría aplicársele al personaje (no es ni histérica, ni débil, ni parece una gruñona cuando sermonea a su hermano), Maggie Elizabeth Jones es una monada de niña, Punch está muy graciosa en su papel de amiga hiper-sexual y Faxon es muy límite. Es irritante pero es exactamente lo que exige el papel. Será interesante ver si Dana Fox logra hacerle muy entrañable, que parece ser su intención, y seguramente en este retrato dependerá gran parte del éxito o fracaso de la serie a todos los niveles.

De momento, Ben and Kate muestra síntomas de poder ser una comedia simpática. Todo está en orden, tiene unas cuantas escenas cómicas que funcionan (Punch maquillando a la niña, la batería de Ben y la escena del sostén), está escrita con cariño y se palpa el amor fraternal (la responsable dice basarse en ella misma y su hermano)y también tiene un par de escenas forzadas (la de la mesa y la de la piscina, que hemos visto demasiadas veces). No es perfecta pero se le ven las intenciones y tiene potencial, lo que no está nada mal para un piloto de comedia.