jueves, 20 de septiembre de 2012

La mafia y la voz


Las quinielas sobre qué serie será la primera en ser cancelada son bastante divertidas, sobre todo porque quien conozca la programación norteamericana ya puede intuir por dónde irán los tiros. Estos días, por ejemplo, todo el mundo presagiaba que Last Resort se llevaría el dudoso honor porque tiene una premisa un poco complicada, está en la franja maldita del canal ABC (los jueves a las 20h) y encima tiene una competencia voraz (The Big Bang Theory, Two and a Half Men, X Factor y The Vampire Diaries). Pero, antes de estrenarse, una ficción se ha escapado por la derecha y ha tomado la delantera en la carrera: The Mob Doctor.

Este proyecto de la FOX se estrenó el lunes detrás de Bones y tuvo unas audiencias paupérrimas: 5,1 millones de espectadores y un 1.5 en los demográficos. Puede que no fuera la gran apuesta del canal pero debía tener unas cifras como mínimo a la par con Bones (2.3 en los ratings) o mejores, y no precisaba que una repetición de la comedia 2 Broke Girls la humillara y la ganara en esa franja. Recordemos que el anterior fiasco de FOX, el drama adulto Lone Star, se estrenó hace dos temporadas con dos décimas menos y fue cancelada tras emitir el segundo episodio; y la cancelación prematura del año pasado fue The Playboy Club, que se estrenó en la desafortunada NBC con un 1.6 y se pidió parar la producción tras emitir el tercer episodio. A menos que The Mob Doctor demuestre capacidad de crecimiento en el próximo episodio, tiene los días contados y ya hay medios que vaticinan un movimiento por parte de la cadena, que podría salvar a Touch del destierro de los viernes e intentar salvar la noche de los lunes.

¿Tan terrible es The Mob Doctor?

Cuando se trata de cancelaciones prematuras, la calidad poco tiene que ver (Lone Star, por ejemplo, era uno de los dramas más esperados de su año). Sencillamente son propuestas que no consiguen vender un concepto que atraiga al público y The Mob Doctor no supo transmitir la idea que haría pasar un buen rato a los amantes de los dramas ligeros con un extra de personalidad. No es buena señal, por ejemplo, que ni tan siquiera se quedaran quietecitos en el sofá los espectadores de Brennan y Booth, con los que claramente comparte audiencia.

La obra, creada por Josh Berman (Vanished, Bones) y Rob Wright (Crossing Jordan, Las Vegas), cuenta el día a día de Grace Devlin, una cirujana de éxito que por razones personales está obligada a prestar sus servicios a los mafiosos de Chicago. El piloto se esfuerza en crear una situación personal interesante, pues debe compaginar su trabajo en el hospital con una familia complicada, los matones locales y su vida amorosa (Zach Gilford otra vez apostando en un caballo perdedor, tras la cancelación de Off The Map). Mientras que es entretenido y cumple su objetivo, no obstante, también da la impresión que como espectador podría estar viendo otra ficción más estimulante y con unos personajes más elaborados porque el plantel de secundarios oscilan de mediocres a malos. Si fichas a Zeljko Ivanek, lúcelo.


El campanazo vocal

No suelo abordar muy a menudo las propuestas ibéricas, pero no puedo pasar por alto el campanazo que dio ayer Telecinco con la emisión de La Voz, el reality musical exportado de Holanda y que está rindiendo muy bien tanto en Estados Unidos como el Reino Unido. En un panorama tan fragmentado como el actual donde los canales de la TDT se reparten porcentajes cada vez más reducidos, La Voz reunió 4,6 millones de espectadores y un 30,6% de share.

Le podría criticar que, pese a ser un formato esencialmente casposo, pecó de muy poco espectacular (su público era ridículo), que no hay mucha diversidad musical entre los coaches (aquí sí quedaría bien un icono pop como Miguel Bosé), que se emitió hasta pasada la una de la madrugada y que Jesús Vázquez estuvo bastante patético (algunas de las imágenes con las familias eran de vergüenza ajena). Pero logró algo que hacía tiempo que no se veía por estos lares: comunicar que era un evento y el concurso musical por antonomasia, cosa que intentó El Número Uno sin éxito (aunque en realidad, repito, The Voice es un formato de segunda). Ya era hora.

1 comentario:

Ellisto dijo...

Y el Lunes vuelve el campanazo de la anterior temporada, Tu cara me suena. A ver que tal les va, las espectativas son demasiado altas para mi gusto.