sábado, 13 de octubre de 2012

Necesitaba Nashville y no lo sabía

A los críticos les gusta fingir que viven aislados en un altar donde no llegan los tentáculos de la industria televisiva para así tener más credibilidad. Los estrenos por regla general no van con ellos y, a menos que les pillan desprevenidos con una genialidad, no se excitan muy a menudo con ninguna novedad. Pero viendo la que les estaba cayendo en septiembre, con nada que les apasionara o que dejara intuir especial potencial, bajaron de su podio para ayudar a una serie en concreto: Nashville.

Como el concepto ‘culebrón country’ podía repeler a unos cuantos (vamos, a todos aquellos que no votan republicano), le echaron una manita y propagaron a los cuatro vientos que era la revelación de la temporada. Una especie de Revenge (de la que no esperaban nada y les tuvo enganchados sin remedio) pero mejor. Una obra que deja entrever suficientes puntos de calidad como para convertirse en un buen drama, entretenido y elaborado. Así que, gracias a estas aportaciones, ABC ha podido venderla estas últimas semanas como la segunda venida de Jesucristo. Algo que necesitaba pues sus fotografías promocionales eran bochornosas (aunque el trono de guitarras ya tiene casi tanto pedigrí como el trono de hierro). En este aspecto, el canal propiedad de Disney tiene un gusto horrible.

Nashville cuenta la historia de Rayna James, un icono de la música country que por culpa de un fracaso de álbum se ve relegada a un segundo plano en la discográfica, que pretende obligarla a compartir gira y básicamente telonear a la nueva sensación del género, Juliette Barnes. Esta es una jovencita sin mucho talento, caprichosa y que se tira a cualquier hombre del que puede sacar provecho, pero cuya música conecta con las nuevas generaciones. Incluso las hijas de Rayna cantan sus canciones en el coche. Y, aunque este sea el claro punto de partida, quiere contar mucho más.

Nashville es un duelo de divas musicales, de one-liners bastante zorrunos (“Mi madre era una gran seguidora tuya. Te escuchaba cuando yo aún estaba en su barriga”); a la vez también tiene ecos de Dallas, siguiendo al padre de Rayna, un gran empresario que recuerda a J.R. Ewing y al que le gusta mover los hilos, tanto que incluso pretende colocar a Teddy Conrad, el marido de la estrella, de alcalde de la ciudad; y, finalmente, desprende un amor total y absoluto hacia el country y su meca. Hasta se ha ganado comparaciones muy locas y certeras con Treme.

El responsable musical, además, es T. Bone Burnett, un productor y compositor muy influyente, ganador de doce Grammys y marido de Callie Khouri, la autora de esta obra y ganadora de un Oscar por el guión de Thelma y Louise. Si a esto le sumamos que Connie Britton nació para interpretar a Rayna, que el papel de mini-diva le sienta a Hayden Panettiere como anillo al dedo y que encima la serie está cómoda con sí misma desde el primer minuto, Nashville es el drama a tener en cuenta de esta temporada.

De hecho, es increíblemente refrescante empezar una serie cuyo mundo no parezca necesitar construcción, como si no se tratara de un piloto y hubiéramos pillado la serie al principio de su segunda temporada. Así de bien conoce Khouri el mundo del que quiere hablar. Y encima es un culebrón. ¡Paren el tren que me subo!

8 comentarios:

Sopranismo Ilustrado. dijo...

La vi anoche y me gustó mucho. El tono Bitches me encanta. Briton esta muy bien, joder incluso La animadora está bien xD. La última canción me encantó y ese final a lo Alicia Florrick promete.

Salva dijo...

100% agree contigo, Pere!
Creo que Nashville es de lo poquito interesante de las novedades de este año y aunque promete muchas catfights, también se han trabajado la trama y solidez... interesante...
De las nuevas, también me ha gustado Arrow y Emily Owens
Un saludo ;)

Crítico en Serie dijo...

Me hace gracia que un tipo cuyo nick es 'Sopranismo Ilustrado' hable bien del género de las bitches. ;) Y sí, tampoco pude quitarme de la cabeza que esa escena final era muy thegoodwifeana.

Salva, hoy lo estaba hablando por casa. Como Nashville también quiere ser un retrato verosímil de la capital de la música country, ofrece algo más que un culebrón. Lo que significa que puede ser una GRAN obra por las distintas capas que de momento ya posee. Y, viendo quién la escribe y quién es su asesor y productor musical, me cuesta creer que vayan a reducir la carga musical.

Abril22 dijo...

Visto el piloto pues tiene un poco de todo y todo me ha gustado.
Sí yo también he visto ese momento The Good Wife xD! Ais el padre veremos a ver por qué se lleva mal con la Country! La ídolo Teen parece que es fachada lo de su madre yonki telita. Muy chulo el Dúo Final entre la Sobrina del Guitarrista y el Amigo. El Guitarrista y la Country pudieron haber sido y no fueron. Qué ocurrió? De momento Compro!

Mr No dijo...

Yo, que no soy nada de culebrones, me he descubierto a mi mismo disfrutando como un enano con este piloto. Que bien producido esta y que bien Connie Britton.

De momento me la quedo.

Selva Iris dijo...

Que buena tu review... yo casi ni miro el piloto, porque no hay nada que me interese menos que la música country, pero al final lo miré casi de casualidad y me encantó! Es más, me vi creo que todos los pilotos de las series nuevas, y de las yanquis este fue el único que me resultó suficientemente entretenido como para mantener la serie en mi "playlist".

Rodrigo Martín dijo...

Yo este año como novedades he optado por ver "Vegas", "666 Park Avenue" y "Nashville"... y esta última gana por goleada. La primera la seguiré viendo porque veo que tiene amplio margen de mejora, aunque cada vez se me atraganta más Dennis Quaid y la segunda es entretenida y poco más, pero creo que le quedan dos o tres capítulos de vida. "Nashville" en cambio me ha dejado muy buenas sensaciones y con los nombres involucrados creo que no puede salir nada malo. A mí además me encanta el country, aunque un rollo más 'outlaw' que el que se escucha en la serie, pero bueno...

Crítico en Serie dijo...

Mr No, Connie siempre suele estar bien a menos que tenga un no-personaje entre manos, como le ocurría en American Horror Story.

Selva, puede que la música country no te guste como también me pasa a mí, pero esto no significa que su mundo no pueda ser interesante.

Rodrigo, yo también creo en el potencial de 'Vegas'. Sólo he visto dos episodios pero me parece una serie bien hecha, que no es poco.