jueves, 28 de febrero de 2013

El héroe que quería ser mejor

A la hora de escribir, el orden de los factores sí altera el producto. Si se empieza con un tono positivo y de repente aparece un “pero”, el lector intuye que llegan los varapalos. De la misma forma que ocurre al revés, cuando se termina una opinión con una valoración optimista y la impresión que se acaba dando es notable o tirando a buena. Con Arrow, sin embargo, no puedo hablar de aquello que no me convence sin antes hacer hincapié en aquello que sí me gusta o aquello que intuyo que sus responsables pretenden hacer (y respeto). Así que, como aprecio Arrow, prefiero aclarar que en resumidas cuentas admiro la propuesta y gran parte de sus resultados. No quiero que los ‘peros’ que lleguen después de los halagos nublen la idea de que es una serie correcta.

Admiro, por ejemplo, que su presupuesto luzca. Era el proyecto más ambicioso de la CW y tiene más dinero invertido por episodio que The Carrie Diaries. Pero, sin entrar en cuánto debe ser, las escenas están bien rodadas, sean de acción o de la vida cotidiana de sus protagonistas. No es fácil, sobre todo cuando hemos visto superhéroes de calibre similar en el cine de la mano de Christopher Nolan. Y valoro especialmente que no opte por la vía fácil. El objetivo en la vida de Oliver Queen queda claro desde un principio: restaurar el equilibrio en Starling City, donde las familias poderosas con el tiempo han empezado a tratar la ciudad como su cortijo, incluyendo su propia madre.

El tono es algo adulto. Sabe que está en la CW pero no escriben a sus protagonistas como niños ricos unidimensionales al servicio de sus abdominales (el torso de Stephen Amell se merece un sobresaliente y mejora sustancialmente la obra). Y el trío de creadores, Greg Berlanti, Marc Guggenheim y Andrew Kreisberg, parecen querer hacer el The Good Wife de su canal. El universo de la serie es rico en personajes y procuran que todos sus personajes tengan sus aristas, desde la joven abogada y antigua novia de Oliver, al mejor amigo, la madre, el ayudante, la hermana e incluso la experta en tecnología que trabaja en la empresa familiar. No se ciñen al héroe encapuchado y sus misiones semanales. Entienden su serie como algo coral y con muchas posibilidades, donde hay múltiples tramas y evoluciones avanzando al unísono.

Por más que esta ambición se huela (pues podría no aspirar a tanto), todavía Arrow parece estar en proceso de construcción. No tanto porque no tengan claras sus prioridades, sino porque este engranado de secundarios aún debe hacer el “clic”. Están las piezas, todas tienen su razón de ser y van bien encaminadas, pero da la impresión que los guionistas no saben cómo hacer que el universo tenga unas interacciones más naturales, que aparezcan las tramas adyacentes sin que queden como pegotes (o no del todo naturales, pues siempre interesan en mayor o menor medida). ¿Será cuestión de darles un toque de humor? ¿Quitarle tanta seriedad y precaución a todas las relaciones, pues todos parecen estar incómodos en todas las situaciones?

Y, ya puestos, puede que también se beneficiase de abordar cada aventura de Oliver desde una óptica distinta como hace el matrimonio King en The Good Wife, donde cada caso de Alicia Florrick es distinto al anterior (apuesto lo que sea a que Berlanti, Guggenheim y Kreisberg la tienen de referente y no lo dicen por miedo a que se rían de ellos). Así su visionado sería más estimulante y posiblemente podrían aportar algo de profundidad y más sentido a su equipo.

Pero, como he dicho al principio, que estos comentarios negativos no impidan ver que en el fondo valoro muy positivamente Arrow. Puede que sus intenciones sean más elevadas que sus resultados, pero no quita que sea entretenida y que se note que quieren aprovechar mejor todo el potencial. Que lo tiene.

3 comentarios:

Iván Estévez dijo...

tiene más dinero invertido por episodio que The Carrie Diaries

¿Más que un episodio o que toda la serie? :P

Crítico en Serie dijo...

Uf. Que toda la serie, seguramente. Ayer vi el 1x06 de Carrie y era ridículo. Parecía una sitcom de tan mal rodada.

Yasiel Romero dijo...

Muy de acuerdo contigo, cada semana espero el nuevo capitulo para verlo pq esta serie me gusta mucho. Quiero mencionar que para mi es un gran acierto el diseñodel traje de Green Arrow, aqui tenian un desafio y podian haber hecho el reidiculo en cambio es uno de los mayores aciertos de la serie con ese tono oscuro.