jueves, 7 de marzo de 2013

El detective más inútil del planeta

Ante la desastrosa temporada que está teniendo, el canal americano FOX quiso dar una nota positiva y el lunes anunció cuatro renovaciones de cara a la temporada que viene: las ya veteranas Raising Hope y New Girl, y dos novatas como The Mindy Project y The Following. Del proyecto de Mindy Kaling puedo decir que ya hace tiempo que la abandoné tras llegar a la conclusión que esta señorita se cree mucho más graciosa de lo que realmente es (su cuenta de Twitter es una prueba más) y que su serie ni es divertida ni es intelectual. Juega dentro del género de comedia y nunca llega a buen puerto. Pero no puedo negar que las perspectivas de futuro de The Following me alegraron el día.

No, desde la última vez que hablé de ella no he cambiado radicalmente de opinión. De hecho, la secta del psicópata Joe Carroll cada vez es más absurda. El detective Ryan Hardy es probablemente la persona más inepta que haya pisado jamás los Estados Unidos de América, Kevin Bacon y James Purefoy intentan sin éxito que no se vea lo mediocres que son como actores y cada guión está lleno de giros previsibles y otros de inverosímiles (y directamente estúpidos). En siete episodios ya han utilizado demasiadas veces el “¡oh, no, este tipo o tipa también trabaja con Carroll!” y me gustan anécdotas como que, después de que un rehén intente huir, dejes que vaya solo al baño al día siguiente.

Entonces, ¿por qué demonios quiero una segunda temporada? Pues porque es demasiado entretenido hacer hate-watching con ella, esta modalidad de visionado en la que están obsesionados en EEUU y que es el clásico “ver para criticar” de toda la vida. Sobre todo cuando por concepto cuesta imaginar cómo puede alargarse eternamente.

Puede que por exigencias de Kevin Bacon vaya a tener menos episodios por temporada que las otras ficciones de network (tendrá alrededor de quince) pero igualmente será todo un reto para Kevin Williamson encontrar excusas para alargar la persecución de semejante culto de asesinos. No es una serie de televisión donde se supone que puedan cambiar a otro villano y seguir tan contentos, esta serie se vendió como el duelo de intelectos entre un psicópata adorador de Edgar Allan Poe y el policía que le atrapó.

Si bien Bacon debía creer que daría para una buena ficción (o algo diferente), de momento sólo está quedando como un pringado. Para que la serie pueda seguir, seguramente su Ryan Hardy deberá cometer muchísimos más errores y darse cuenta de todo cinco minutos tarde. Como en el último episodio, que habla de llevar una investigación más brutal y con menos límites legales y morales, como si su actitud violenta no hubiera contribuido a que Carroll se saliera con la suya en otros de sus maléficos planes. Vamos, que se nos presenta por delante todo un camino de risas cínicas y “oh, Dios mío, vaya chapuza”. Las ha habido y las habrá. Y a raudales. Qué bien.

(Por cierto, ahora también escribo en la página Domingo de Cine, donde tengo el honor de encargarme de la columna de opinión televisiva. De momento, ya he publicado dos artículos de esos que escribo muy de vez en cuando por aquí porque requieren algo más de tiempo. Puede que os interesen. En Los intocables comento la figura del showrunner y cómo los canales les destituyen como si fueran figuras prescindibles, y en El castillo de naipes comento cómo House of Cards está pasando a la posteridad por lo que supone para la industria de contenidos y no por su calidad o valía artística. Y el lunes que viene, el próximo artículo.)

4 comentarios:

Igor Lansorena dijo...

Es leerte y entrarme las ganas de quitar tu blog de mi Netvibes. Si aplicaras ese nivel de crítica a todas las series no encenderías la TV.

Javier de la cruz la roca dijo...

Hola!! estoy empezando un blog, pásate a verlo.
Gracias.

THE GALLO FILMS
http://thegallofilms.blogspot.com.es/

Ticogotenks dijo...

Igor si viste la serie no puedes criticarle a Pere lo que dice.

Si bien la serie a mi me resulta entretenida es un cliche tras otro, los del FBI son mas ineptos q el Jefe Gorgory de los Simpson, y casi todo se ve venir a 15 kilomentos de distancia.

Una cosa es la verosimilitud de la secta, q yo me la trago sin problemas. Ahora cuando tu como espectador eres mas inteligente q todo el aparato del FBI y compañia juntos algo raro hay.
Como ejemplo, no investigar a todas las personas q visitaron a Carroll en la carcel.

Cynthia Díaz de Leon dijo...

hahaha capitulo tras capitulo sucede lo mismo o gana hardy o gana carroll pero no hay que negar que los detalles y cosas que suceden te ponen al borde del asiento además que el fin de la primera temporada fue bueno y a mi me encanta esta serie por más predecible que sea.