domingo, 28 de diciembre de 2014

Las mejores series de 2014 (I)

Este año ha sido una locura. Tenemos tendencia a criticar todo aquello que fracasa pero, ahora que tocaba hacer balance, se ha hecho más evidente que nunca que este 2014 ha sido alucinante. Es el mejor año del que tengo memoria y esto se notará en la lista de las diez mejores series. Normalmente tenía margen de maniobra, con un par de puestos con los que podía permitirme licencias muy personales, pero esta vez ha sido un quebradero de cabeza. Demasiadas series para tan pocos puestos pero vayamos al grano que, una vez publicada en su totalidad, ya explicaré cuales se quedaron a las puertas, que son demasiadas y todas tenían razones para colarse entre las diez primeras.

10. You’re the worst
Este 2014 debía ser el año de las comedias románticas y, según parece, lo recordaremos porque casi ninguna ha funcionado. ‘You’re the worst’ tampoco se sale del todo de la norma, ya que su audiencia fue mínima incluso dentro de los parámetros del canal FX, pero en calidad se excedió. Stephen Falk creó una obra que se describió como una anti-comedia romántica y que, paradójicamente, ha sido muy entrañable: Chris Geere y Aya Cash interpretaron a dos jóvenes cínicos y despreciables que, pese a intuir que son incompatibles, deciden seguir viéndose después de una noche de borrachera y sexo.

La química, la acidez, unas situaciones que encapsulan bien la modernidad y el esnobismo y unos secundarios a la altura (primero sorprende Kether Donohue como la amiga conservadora y luego Desmin Borges desarrolla su personaje) han permitido que sea la comedia revelación. Es un diez y sobre todo es muy divertida.

9. Gravity Falls
Escribí en La Vanguardia que esta serie de Disney Channel debía tener el récord de ideas chulas por minuto y creo que, si se le echa un vistazo, queda claro. ¿Es animación infantil? Sí. ¿Es para los adultos? Y tanto. Todo espectador que disfrute con los viajes en el tiempo, máquinas imposibles, criaturas sobrenaturales, referencias al género de terror y con sentido del humor puede pasarlo demasiado bien con ‘Gravity Falls’.

Otra que juega en una liga similar es ‘Rick & Morty’, que se quedó a las puertas de entrar en la lista, y que es subversiva. Pero opino que escribir una serie tan redonda resaltando valores como la amistad y cariño fraternal sin escepticismo y que funcione sin resultar empalagosa al público adulto, tiene todavía más mérito.

8. The Knick
Este año ha habido dos direcciones que han maravillado y han sorprendido dentro de los parámetros de la televisión. Primero fue Cary Fukunaga en ‘True detective’, un trabajo por el que recibió el Emmy, y después llegó Steven Soderbergh con su mano más documental, la misma que empleó para llevarse el Oscar con ‘Traffic’. No, no creía que esta factura visual fuera posible con semejantes planos y una fotografía tan cuidada, que capturaba perfectamente el vestuario y los decorados de principios del siglo XX (bueno, técnicamente del último año del XIX).

Se la nota inteligente, por ejemplo, cuando la cámara baja las escaleras para meterse de lleno en una matanza de ratas. El tono encaja en esta radiografía de época protagonizada por Clive Owen donde prima el realismo a las tramas (que las hay) y donde se permiten esperanzarnos para devolvernos a la triste realidad, que Soderbergh sabe que no puede cambiar por más que ilustre las imágenes con la magnífica música de Cliff Martínez, la mejor del año.

7. Outlander
Uno de mis principios a la hora de valorar una serie es reflexionar sobre si cumple con sus propios objetivos. No tiene los mismos deberes una comedia que un drama sobre el holocausto o una dramedia familiar, y la televisión sería aburridísima si todas las ficciones tuvieran las mismas intenciones. Por esto ‘Outlander’ está en el puesto número siete porque, a pesar de las dudas que suscitó al principio, se consolidó como una ficción muy entretenida que creó una de las heroínas de este año.

Claire, la enfermera de la Segunda Guerra Mundial que se encuentra de repente en el siglo XVIII rodeada de escoceses rebeldes, tiene uno de los mejores retratos del año. Caitriona Balfe ayuda con su composición, compenetrando muy bien la voz en off (que no es tan abusiva a medida que avanzan los episodios) y sus miradas. Y, si soy sincero, me quedé con la boca abierta con el sexto episodio, ese duelo teatral con un villano sin pizca de compasión, y después con el séptimo, ese relato erótico tan bien expuesto, rodado, picante y original. Allí pasó la línea entre correcta y buena, siendo también novedosa (hemos visto desnudos en televisión pero nunca tan bien rodados y tan sensuales).

3 comentarios:

richard dijo...

no me esperaba ver Gravity Falls en la lista, es un rara sorpresa, le tendré que dar una oportunidad, aunque sigo pensando que la serie de animación del año es Rick & Morty.

Sagra y Male dijo...

No me animaba a ver outlander. Leí los primeros libros cuando era adolescente y me daba miedo estropear el recuerdo, pero sueles tener el mismo gusto que yo así que habrá que darle una oportunidad.

Sechusapo dijo...

¿Ni una mención para la segunda temporada de Rectify?